Seis herramientas para cambiar tu estado de ánimo usando tu cuerpo

Uno de los mayores deseos que con seguridad todas compartimos es cambiar la forma en que nos sentimos frente a ciertas circunstancias de la vida.

Transformar el miedo en coraje, la angustia en paz, el enojo en perdón entre miles de otras emociones que vivimos día a día. Tenemos dos opciones: nos dejamos controlar por ellas o nosotras las dirigimos.

En este artículo te quiero contar como transformar un estado de ánimo incómodo para responder a tus experiencias de manera diferente.

La toma de conciencia genera el cambio

Las reacciones automáticas están determinadas por patrones cerebrales que fuiste construyendo a lo largo de tu vida. Si bien es cierto que la mente emocional no decide que emociones manifestar y los sentimientos surgen como si tuvieran vida propia, la mente racional puede regularlos  tomando consciencia para elegir las respuestas que das. Examinar y ponerle luz a esos procesos para repensarlos y re-esculpirlos es la clave para adueñarte de tu vida.

Lo que marca la diferencia en la forma de actuar no es la habilidad sino el estado emocional. Existen estados de potencia (la confianza, el amor, la seguridad interior, la alegría, la fe, etc) que liberan fuentes inagotables de poder personal. Y hay estados que paralizan (miedo, culpa, angustia, frustración, etc) y te dejan impotente.

Seguramente más de una vez quisiste cambiar tu animo con estímulos externos: comiendo, durmiendo, comprando, trabajando pero lo cierto es  contas con un recurso propio mucho más poderoso: Tu cuerpo!

Cada emoción está vinculada a una fisiología especifica: postura, respiración, gestos, movimientos, expresiones faciales y tonos de voz. Las palabras operan sobre la mente consciente y la fisiología sobre la mente inconsciente (lenguaje no verbal).

Cuando ves a alguien podes darte cuenta de su mundo interior. Si tiene los hombros encorvados, la mirada baja, el ceño fruncido es muy posible que este angustiado. Seguramente podrás recordar tu propio cuerpo en distintas circunstancias y reconocer que tu actitud se correspondía con tus sentimientos. Lo maravilloso es que también funciona al revés! Cambiando la fisiología podes cambiar tu estado de ánimo!

Sos dueña de tu estado usando la fisiología como palanca de cambio emocional

“No sonrío porque soy feliz. Estoy feliz porque sonrío” William James

Mi seis herramientas preferidas para cambiar la fisiología son:

  1. Modificar la postura: Poner derecha la espalda
  2. Respiración consciente: El pranayama que más me gusta es el de respiración alternada: inhala izquierda, exhala derecha; inhala derecha, exhala izquierda
  3. Poner en tensión todo el cuerpo y luego relajarlo
  4. Sonreír: Existen estudios que demuestran que sonreír forzosamente mejora nuestro humor
  5. Saltar, bailar, caminar o cualquier actividad que ponga en movimiento al cuerpo
  6. Enraizar: Pies apoyados en el piso, rodillas flexionadas, ojos abiertos e ir bajando el torso hacia adelante muy lento hasta que la cabeza quede colgando. Sin tocar el piso con las manos y respirar en esa postura

Te invito a que escribas tu propia lista.

No lo dejes al azar.

Generate tu propio bienestar.

Estar bien es una decisión!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *